Decálogo para evitar problemas de seguridad,

Password box on a webpage

 

La compañía especializada en antivirus Panda Security ha elaborado un decálogo con los principales despistes que pueden causar problemas en la red.

1. Abrir cualquier adjunto que llega al correo.

Abrir emails de desconocidos conlleva más peligro del que puede parecer a simple vista. Los documentos aparentemente más inofensivos (como un Word o una hoja de cálculo) pueden esconder malware y hasta una simple foto puede no ser lo que aparenta.

2. Pinchar en los enlaces acortados de forma irreflexiva.

Los enlaces acortados con bit.ly, el ow.ly de Hootsuite o el goo.gl de Google suelen esconder un simple blog o la página de algún diario digital, pero algunos no son lo que parecen. El hecho de acortar los enlaces y escribir una dirección que no se sabe bien a dónde lleva es un gancho perfecto para esconder malware y pishing.

3. Cuidado con las WiFis públicas

Es una práctica habitual pero muy peligrosa. “Hasta una niña de siete años es capaz de espiar tus comunicaciones si navegas conectado a una de estas redes inseguras”, asegura Panda. Lo más adecuado es no compartir información sensible (contraseñas, datos financieros…) a través de ellas y si es posible, utilizar una red privada virtual (VPN) y acceder solo a páginas que utilicen protocolo seguro (‘https:’).

4. Ignorar las actualizaciones de seguridad.

las actualizaciones se suelen realizar para solucionar problemas de virus mediante parches que protegen tu ordenador. Si no se actualiza el equipo, la vulnerabilidad del mismo a esos ataques es total. Lo mismo ocurre con los dispositivos móviles.

5. Usar la misma contraseña en varios servicios.

El simple hecho de emplear el mismo password siempre puede hacer que un ciberdelincuente entre a todas tus cuentas y servicios sin ningún problema.

6. Creer que no es necesario un antivirus.

Cada día se descubren vulnerabilidades nuevas, formas diferentes de comprometer tu información privada y asaltar tu cuenta corriente. Solo los expertos en seguridad de una firma especializada están al tanto de todas para actualizar los antivirus cada vez que surge una amenaza.

7. Pensar que no son necesarias las copias de seguridad.

Hacer una copia de seguridad es mucho más sencillo de lo que parece y te permitirá recuperar toda la información que tengas guardada en caso de perderla o sufrir un ataque informático.

8. No hacer caso a las alertas de ‘conexión insegura’.

La típica ventana que aparece en el navegador para alertarte de que la página a la que vas a entrar no es segura no está puesta como adorno. Estos avisos están puestos con razón y es mejor andarse con ojo.

9. Contar toda tu vida en las redes sociales.

Decir cuando nos vamos de vacaciones, poner siempre en el sitio en el que nos encontramos o simplemente con quien estamos. Cuidado, toda la información que publicamos en las redes sociales es susceptible de acabar en malas manos.

10. Descargar apps de cualquier parte.

El malware para móviles está en auge y una de sus principales vías de propagación son las descargas fuera de Google Play y Apple Store. Leer los comentarios de los usuarios y ver el número de descargas que lleva la aplicación puede ser una buena pista para no caer en descargas falsas.